Calidad Rural, una etiqueta para la Calidad Territorial

 

 

Nuestras zonas rurales, con carácter general sufren envejecimiento, pérdidas de población y sistemas económicos todavía muy dependientes del sector primario. La globalización nos afecta. Supone una transferencia de autoridad y poder del Estado al Mercado. Ante ello, ningún territorio queda neutral. Nuestros territorios rurales deben prepararse para la apertura de los mercados y por consiguiente, hacer frente a uno cada vez más abierto y competitivo. Al mismo tiempo, defendemos un modelo de desarrollo sostenible en términos ambientales, socialmente responsables y económicamente viables.

Estos retos merecen una respuesta colectiva como territorio y en alianza con otros territorios. Por ello, vamos al mercado con todo el territorio como producto, con su identidad diferenciada y portadora de los valores de la Responsabilidad Social, la participación y el desarrollo sostenible. Esto es lo que llamamos “Calidad Global” o “Calidad Territorial”.
Un territorio con un proceso de calidad territorial es identificado con una imagen, que es su Marca (marca de Calidad Territorial). Dicha marca no es sólo un instrumento comercial, sino que también lleva a las empresas y entidades a reflexionar sobre la autenticidad, el desarrollo equilibrado del territorio, y el proceso de calidad territorial es identificado con una imagen, que es su Marca de Calidad Territorial.

Se apoya además, en la valorización de los recursos patrimoniales y naturales como palanca de desarrollo, con la voluntad de generar efectos económicos directos e indirectos en el territorio. Establece pliegos de condiciones que garantizan una búsqueda de la calidad y la autenticidad, así como el respeto del territorio. Favorece lazos solidarios entre los distintos sectores, y dentro de ellos, buscando sinergias y llevando a cabo operaciones colectivas para la promoción de la marca.

Organiza formaciones y encuentros interprofesionales que permiten que sectores muy diferentes se reúnan y trabajen juntos para conseguir el objetivo de calidad del territorio. Implica a todos los sectores económicos, sociales y culturales. Ofrece una calidad global del producto y de comportamiento.

Ahora bien, la operación colectiva necesitaba una masa crítica que garantizara el éxito de la misma. Una marca comercial era pequeña para posibilitar la sustentabilidad a medio y largo plazo. Aliada con otras marcas similares de otros territorios, con un apellido común, una marca “paraguas” en el mercado, le daba la razonable masa crítica y, por tanto, capacidad de ser identificada y acceder con mayor facilidad al mercado.

Nace en el Leader II (1994 al 1999) con tres territorios (el Condadode Jaén, Valle Umbra e Sibillini de Italia, y el Pays Carthare de Francia). En Leader + (2000 al 2006), se multiplica hasta 25 territorios europeos.

Actualmente, 16 territorios de España participan en el proyecto de Marca Europea; entre ellos La Campiña y Los Alcores. Otros 28 territorios rurales de España han solicitado iniciar su proceso de construcción de sus propias marcas para incorporarse a la Marca europea; con un proyecto autónomo, con la tutoría de El Condado de Jaén.

Justificación del proyecto

Como hemos indicado anteriormente, en el marco anterior de Leader + , un gran número de territorios rurales de España, así como de Francia, Italia y Grecia, desarrollaron sus Marca de Calidad Territoriales locales, a partir de principios y valores comunes.

La globalización nos ha impuesto que para garantizar el éxito de las Marcas construidas en los distintos territorios, debemos compartir una etiqueta a nivel europeo que simbolice los principios y valores de la Marca de Calidad Territorial. La construcción de la coetiqueta “Calidad Rural”, fue una realidad al final del marco anterior; con sus reglamentos, órganos de gestión y control, metodología de evaluación y como broche final, la fundación de la “Asociación de la Marca de Calidad Territorial Europea”, de la cual es miembro nuestro grupo.

La garantía a los consumidores de los valores que esa coetiqueta representa, exige que se homogeneicen dentro de cada Marca Territorial los instrumentos de las mismas, que se forme a los portadores de las Marcas, y que se les prepare para rentabilizar adecuadamente las acciones futuras promocionales y para que ellos mismos establezcan acciones potentes comerciales de intercooperación.

El GDR Campiña-Alcores se propone continuar el trabajo de implantación de su Marca de Calidad Territorial “Campiña Alcores” en las empresas y entidades del territorio. Las actuaciones desarrolladas en el periodo anterior, han posibilitado su incorporación en una red de territorios más amplia para consolidar y proseguir su propósito; afianzar la Calidad Territorial de los territorios rurales portadores de la Marca de Calidad Territorial Europea, que posibilita la viabilidad y sustentabilidad por la facilidad de su identificación por parte de los consumidores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies